19 de octubre de 2010

FOBIAS

           Tengo que confesar una fobia que apenas me deja vivir:
      Estaba duchándome como todos los sábados, cantando canciones del Fary, cuando una sombra aterrizó en la bañera como un eclipse de sol. Sí, era lo que imagináis, un inspector de la SGAE, agazapado detrás del bidet. Armándome de valor y sangre fría, comencé a variar la copla hasta convertirla en un mantra, en un Ommmmmm que hizo desaparecer la sombra. No me preguntéis como sucedió esto porque  no lo se, pero yo ya no soy el mismo, el miedo a ser cazado por la SGAE me paraliza, ducharme sin cantar el torito guapo me ha marcado para siempre.

                              

2 comentarios:

  1. jajajaja MUY bueno, en serio. Yo ya tampoco canto en la ducha por miedo a la SGAE. xD

    ResponderEliminar
  2. jajjajjajajajjaja, muy bueno, prueba a cantar en clave morse.
    Al final no vamos a poder hacer nada en esta vida sin ser multados, censurados, etc...que penita y eso que se supone que estamos evolucionando y cada día nos acercamos más al mono, " y no me refiero al anis del mono" , no vaya a ser que por dar publicidad me crujan!

    ResponderEliminar

Steppenwolf