13 de febrero de 2011

Drogas

   






       Sin que sirva de precedente, voy a romper una lanza a favor de las drogas, demonizadas, calumniadas y tratadas injustamente bajo mi punto de vista. Las drogas han convivido con nosotros desde hace mas de diez mil años. Curanderos, brujos y chamanes fueron los primeros farmacéuticos que elaboraron y clasificaron las sustancias alucinógenas y principios activos que obtenían de las plantas, convirtiéndose en mano derecha de jefes de tribus y reyes, salvando vidas con su magia, su sabiduría...... y algunas hierbas.


       No sería logico prohibir los cuchillos, por la posibilidad de que alguien los utilice para matar, ni prohibir los vehículos con los que podemos atropellar o matarnos un sábado por la noche, porque una sociedad adulta debe alejarse progresivamente de las prohibiciones, no podemos ser tratados como niños tutelados por papá estado. Aunque vivimos en sociedad, no podemos aceptar ser tratados como borregos alienados.
Por supuesto que la droga utilizada sin información y sin medida, mata y crea miseria y sufrimiento por donde va, pero vayamos a la raiz del problema: el poder económico es la verdadera mafia, son los verdaderos traficantes y dueños del negocio de las drogas, por acción y otras veces por omisión, a veces mirando para otro lado, y siempre calculando beneficios a menudo en connivencia con gobiernos corruptos que abren y cierran la muralla a su conveniencia. Ellos son los mas interesados en que todo continúe igual.


       El corte de las droga es la principal causa de la muerte de consumidores, por lo tanto podemos decir que la ilegalización es la rampa de salida de la adulteración de la droga. La heroína se corta con estricnina (matarratas) y la cocaína con talco. También se emplea la aspirina, azúcar, sosa cáustica y un largo etcétera de venenos que llegan a la sangre y a los pulmones de  los consumidores o mejor tendríamos que decir, de los kamikazes suicidas.
 La vuelta de las drogas a las farmacias, acabaría con muchas muertes y con toda la red de delincuentes de cuello blanco, con los cárteles y con los pequeños camellos; se acabaría con las mafias, con el negocio de gobiernos corruptos y con parte del crimen organizado. Una gran campaña de concienciación, educación e información, ayudaría a la protección de los más jóvenes para evitar la adicción. Deberíamos profundizar en el estudio sobre la legalización de las drogas, de una manera, meticulosa, progresiva y coordinada a nivel internacional. 
  
     En España se vendió morfina, cocaína, cannabis y heroína libremente en farmacias hasta el 1918, los distribuía la casa Bayer como remedio a enfermedades como la tos, el asma, la bronquitis el cólera, la disentería y la depresión. El uso de opiáceos y el resto de drogas hasta el siglo XX, salvó más vidas que las muertes que causó el abuso de las mismas.
No es necesario mencionar el papel importantísimo de la morfina en nuestros hospitales y sobre todo en la medicina paliativa; también de la marihuana en el tratamiento con quimioterapia, legalizada en USA en 1996 para fines terapéuticos, y no menos importante es el gran papel que realizan las drogas químicas sobre la salud mental.
Sobre la experimentación, hay una extensa bibliografía sobre las drogas. Quizas alguno se escandalizaría si destapáramos lo que el arte y la filosofía deben a las drogas. 


       Todos sabemos o intuimos que las experiencias con las drogas son peligrosas y si no hay información,  y una experimentación gradual, el aprendiz de brujo entra en la jaula de la adicción como un ratón hipnotizado por el olor a comida, pero la historia nos enseña que ninguna droga desapareció o dejó de ser consumida durante el transcurso de su prohibición, y mientras subsista esta prohibición habrá una tendencia mayor a consumos compulsivos. La disponibilidad de una droga no aumenta necesariamente el número de consumidores. Podemos conseguir pegamentos o colas para esnifar con toda facilidad, y sin embargo se constata que el numero de adictos a estas drogas en el mundo occidental es inapreciable. La ley seca evidenció que los alcohólicos no disminuyeron y que la prohibición no logró su objetivo.


       Las drogas pueden ayudar si se utilizan con inteligencia, con prudencia y sabiduría, para curar o incluso para explorar. No voy a abogar por un uso indiscriminado de las drogas ni una legalización global,  porque todavía no se dan las condiciones necesarias. No voy a aconsejar a nadie que las tome, pero es importante que podamos elegir, sin prejuicios, y valorar la existencia de las drogas como lo hacemos con el agua, que nos da la vida pero también nos puede ahogar.
Ojalá siempre tuviéramos la posibilidad de decidir, volar y experimentar....... y si lo conseguimos sin drogas, mejor.


  

12 comentarios:

  1. Me acabas de recordar que hoy me han pasado una variedad de María muy buena en el cajón, y aún sin tocar. El problema es que también tengo otra, que si no la fumo se me pone mala, y últimamente fumo muuuy poco. Mmmm... qué rico. Perdona, que esto no viene al caso XD

    Pues básicamente estoy de acuerdo en todo lo que has dicho, me ha parecido muy cuerdo y de sentido común. La adulteración es uno de los problemas, no el único, pero me ha gustado más eso que has dicho:
    'aunque vivimos en sociedad, no podemos aceptar ser tratados como borregos alienados.'

    Como dices, históricamente se aceptan o se penalizan distintas drogas. El caso más notable es el del alcohol, quizás la 'droga' que más mata en el mundo. De todas formas, no creo que haga falta hablar de muertes, las drogas causan serios problemas a personas que ya de primeras tienen problemas, y a su vez generan nuevos problemas que no se tenían, es un círculo vicioso. Un drogadicto que quiere curarse, no solo debe dejar el hábito de la droga en concreto que le dañaba, sino otros hábitos de adicción que tiene en su vida y a los que se engancha más y más, el entorno en el que se enganchó, etc etc. Es complejo. Claro que pueden usarse ''bien'', ya me entiendes, pero la ilegalización viene de las leyes, y de la sociedad, no hay mucha discusión, por desgracia.

    Claro que podría ocasionar muchos males el supuesto caso de legalización total en algún país, estoy seguro de que, si nos ceñimos a las cifras, habría más muertes por la droga que ahora. Somos muchos neuróticos en esta sociedad, y hay muchos depresivos y gente que se vicia a cualquier cosa... ponles heroína en las farmacias y verás que aumentan los problemas. Bueno, esto son elucubraciones tontas mías. Quizás eso no ocurriría con una sociedad educada de otra forma, pero eso ya son utopías. De todas formas, me sigo quedando con tu idea de la alienación y los riesgos. Es cosa de prioridades, de poner en una balanza la mayoría de edad y autonomía de los ciudadanos (su libertad) frente a los riesgos. Y eso sin contar a la economía, omnipresente.

    El es una ''droga'', aunque no coloque. Se permite (ahora un poco menos) porque entre otras cosas es absolutamente compatible con una vida normal de trabajo y familia (la morfina o la heroína no), pero si nos ceñimos a la salud y a las cifras, mata a mucha gente y las cajetillas están llenas de malos augurios.

    ResponderEliminar
  2. Buf... me he pasado con la extensión. Oye, en el último párrafo me refería al tabaco. ¿Por qué narices no escribí la palabra? 'El ( ) es una ''droga'',' En fin.

    ResponderEliminar
  3. entrar a este terreno, tiene que ver con desmontar una red que se ha extendido en el mundo actual de manera sorprendente, toda sustancia usada en exceso, (hasta el agua) genera enfermedades, .Una sociedad adulta tal vez pueda soportar la presión social y psicológica sin necesidad de recurrir a ellas, creo que lo peor de las drogas son las secuelas que dejan en quien las usa como parte de una experiencia sin fundamento, (ya sea psicotròpicos, alucinógenos, alcohol, tabaco etc,) poner al alcance de los grupos sociales de riesgo la "basura" o restos de pasta base con toda su mezcla (aquí se le llama "paco" "mono") eso es lo que me parece perverso. quienes asì consumen no guían como lo hacían los chamanes ni crea como lo hacían o hacen los artistas sólo deambulan por las calles sin rumbo, violentan y agreden porque pierden toda noción de los límites,en sus pupilas quebradas, irreconocibles a veces casi "animalizados".Sin esperanzas (me refiero a los màs jóvenes) se aspiran la vida en una bolsa y dan entrevistas en programas para contar su experiencia de niños de la calle, "fumancheros" ante la indiferencia de los medios y las políticas que deberían difundir prevención, no hacer cosas incoherentes como "reducción del daño". El daño ya està hecho, imposible reducirlo. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Steppenwolf

    Madre mía, no se que pasaría si legalizaran las drogas, si no se desbordaría toda la civilización. El gobierno tendría que gastar mucho para darnos mucha información. Aunque los traficantes no se de que iban a vivir.
    Y los vagos que solo viven de eso en los bares, cementerios etcétera, que seria de ellos no se, no se.

    Pero lo que si tendrían que hacer a parte de legalizarla, es no adulterarla, ya que la gente no moriría de eso, o no con esa medida.

    Las tribus tomaban las drogas naturales y morían de ancianos, no por la droga. Y los romanos lo bien que se lo pasaban. Bueno, que estoy de acuerdo con tigo.
    bye

    ResponderEliminar
  5. Sonambulo, bienvenido y espero que deespejes tu duda cannabica. Mi consejo es que la maria antigua la utilices como perejil y cuando tu suegra o una persona de similares caracteristicas vengan a comer, que descubran nuevos matices tuyos que antes no habían conseguido ver.
    Sobre los efectos que puede producir la legalización, dudo que los que se tiren a tumba abierta a las farmacias, no esten ya mentalmente muertos, posiblemente habría un repunte y después se estabilizaría, quién sabe, aunque antes habría que recorrer un largo camino de educación y maduración.Sobre la morfina y heroína, podríamos hablar de octogenarios que tomaron infusiones de opio habitualmente hasta su muerte, llevando una vida social normal.
    La telebasura también coloca, eso si que damiedo. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Claudia, reitero lo comentado con Sonambulo, muy pocos paises pueden estar preparados para una legalización masiva.
    En Amsterdam, la aparición de los Coffeeshops permitiendo el consumo de cannabis, ha reducido el numero de heroinómanos(rompiendo la teoría de la escalada, de las drogas blandas a las duras), siendo sensiblemente menor que en ciudades similares de su entorno.
    Si quisieramos protegernos totalmente de un marginado social y evitar que el mismo se destruya, la solución no sería la ilegalización de las drogas sino un internamiento en una celda de seguridad aislada o...... la educación, rehabilitación y resocialización, volvemos al mismo punto de partida.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  7. joer complicado tema, tú te tiras a la piscina de cabeza, Stepp

    Tengo una opinión un tanto bipolar en esto, como exconsumidora y poliadicta.Por un lado, las drogas utilizadas con cordura son unas potentes llaves para la psique, el problema es que no todo el mundo está preparado para eso, porque te llevan a sitios donde quizás no deba una entrar ni ver por la mirilla. Por eso las usaban tradicionalmente los chamanes, brujos, artistas, etc, círculos restringidos de personas preparadas o al menos con cierta fortaleza mental. Pero cuando hay acceso fácil se convierten en pozos de miserias porque la mente humana suele oler mal.

    La adulteración es un gravísimo problema, como las drogas de diseño y composición desconocida. Pero eso no creo que lo solucione la legalización porque se trata de hinchar el producto, y si hay más cantidad para vender, mejor, ya sea en farmacias o las Barranquillas.

    Por otra parte, el problema de la legalización es más profundo y repugnante de lo que parece. Al menos la farlopa y el jaco no se van a legalizar ni de coña, simplemente porque el mercado, el precio de compra en origen, el traslado y todo lo que rodea al tráfico para el consumo del tirao de la esquina es la mínima parte(y la que conviene que se vea) de las drogas llamadas duras. Porque la historia no es que haya un colgao en tu portal, la historia es que absolutamente todos los anestésicos y muchos analgésicos, barbitúricos y ansiolíticos que consumimos como locos en occidente tienen la materia prima metida en sacos de camellos en Afganistán, en las cabañas de los indios del Amazonas o las barcas birmanas. Son las farmaceúticas las que manejan el mercado de la droga dura, procurándose la materia prima en negro, y convirtiéndola en esa preciosa inyección de un solo uso que el dentista nos calza cuando nos empasta una muela. Alguno de nosotros va a renunciar a la anestesia??? pues ese opiáceo de ínfima proporción se cultivó en Afganistán, donde los niños lo siembran y recogen, donde los señores de las tribus la venden a los narcos occidentales, donde pasa en barco, avión o tren por occidente y termina en un sofisticado laboratorio donde nadie pregunta quién firmó la factura ni la procedencia del paquete; y ahí la compra nuestro inocente dentista, tan inocente como nosotros, que no sabemos que lo de Afganistán no tiene remedio no porque los afganos sean unos malotes, que algunos también, sino porque con esa droga dura nosotros mantenemos nuestro preciado bienestar anestesiado y nuestros dolores de cabeza y ansiedades a raya.
    Y entre medias, los burkas.

    Me temo que yo también me he extendido, un besín.

    ResponderEliminar
  8. Julia, no te he dicho mi verdadera edad, pero allí en Roma la armábamos de verdad. Cuando Claudio, el emperador me llamaba para organizar una fiesta, con todo tipo de sustancias y los mejores vinos itálicos, Sodoma y Gomorra comparado con lo que nosotros hacíamos, era un juego de niños.

    La medida es la clave. El vino tinto, en pequeñas dosis es tonificante para el sistema circulatorio de nuestro cuerpo, sin embargo, dos botellas al día, destroza el hígado y el cerebro.

    Sobre la adulteración, aconsejo al consumidor habitual, que se busque un camello de confianza, que corte la droga solo con yeso y que no incluya estricnina, ¡Que miedo!.

    Paz y amor Julia.

    ResponderEliminar
  9. Pon, si seguimos profundizando en el turbio mundo del tráfico de drogas, encontraremos a los capos que manejan los hilos del tinglado y esto nos podría crear ciertos problemas, sobre todo si esos capos son presidentes de gobierno, ¿Chi lo sa?.

    Cuando has dicho que para consumir drogas hay que ser fuerte mentalmente como los artistas y demás, me ha venido a la cabeza los nombres de...... Amy Winehouse y el de Pocholo.
    Aparte de coñas, si las drogas estuvieran en las farmácias, nadie las compraria en las barranquillas, sobre todo porque serían más baratas y para evitar el corte.

    Tu crítica hacia las farmacéuticas, me ha recordado las compras masivas de vacunas contra la gripe A, que a posteriori resultó que no eran necesarias. España cedió las millones de dosis sobrantes a paises africanos,igual que otros paises europeos, sin que nadie supiera muy bien la causa del informe erroneo de la OMS.¿Presiones de los laboratorios?, ¡Que verguenza!.
    Acabamos siempre en el mismo punto, money.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. makes the world go round, ya se sabe

    ResponderEliminar
  11. Creo que todas las cosas llevadas a un extremo, debilitan el bolsillo y la mente, encontrar tu punto de equilibrio te puede llevar una vida entera, me gusto tu articulo, un abrazo desde Chile.

    ResponderEliminar
  12. CARMEN: Me gusta tu punto de vista tibio y equilibrado. Que dificil es aceptar las cosas de esta manera.
    Saludos Carmen y bienvenida.

    ResponderEliminar

Steppenwolf