31 de julio de 2011

Explosiones rojas sobre ciudades desiertas


                 "En la tercera guerra mundial se utilizarán las armas nucleares.
                  En la cuarta, las armas serán las piedras. (Einstein)".  

        Truman no era consciente de que al ordenar el ataque nuclear a Hiroshima y Nagasaki se convertiría en uno de los mayores genocidas de la historia. Los militares americanos y él mismo, sabían muy bien que no era necesario lanzar las bombas para ganar la guerra, Japón había manifestado su intención de rendirse y la guerra ya estaba ganada virtualmente. Los norteamericanos justificaron su ataque nuclear argumentando un gran ahorro de vidas humanas al provocar el fin de la guerra, pero este razonamiento no deja de ser un intento pueril y descarado de manipulación. Las bombas se lanzaron para decirle al mundo que poseían el arma más mortífera jamás construida y habría que tener cuidado con ellos, era un mensaje implícito para los rusos. La venganza fue otro motivo, una factura desproporcionada por el ataque de los japoneses a la flota estadounidense en Pearl Harbor.
Asesinaron de la manera más monstruosa a casi trescientos mil civiles inocentes solo para realizar un movimiento de ajedrez. ¿Que valor tenía una vida humana para esos estrategas de la guerra y del exterminio masivo de civiles? Seguramente cero.

         Bajo una campaña propagandística, se ocultaron todas las espeluznantes imágenes de los miles de civiles muertos y se prohibió al derrotado gobierno japonés que exhibiera fotos de las victimas del genocidio, solo se podían ver imágenes de las dos ciudades desiertas y para rematar la estrategia del lavado de imagen, los americanos ayudaron económicamente en la reconstrucción de las ciudades destruidas como un acto de extraña solidaridad. Meses más tarde los periódicos se llenaron de fotos de la barbarie del Holocausto de Hitler, lo que contribuyó a tapar, silenciar y justificar el otro gran horror de la segunda guerra mundial, el ataque a Hiroshima y Nagasaki, una vergüenza que acompañará siempre a la raza humana.
        Estados Unidos ostenta el dudoso honor de ser el único país que ha utilizado armas nucleares contra la población, y ahora nos toca presenciar resignados como ellos deciden quien puede y quien no puede tener armas de destrucción masiva. ¿Desde cuando los lobos cuidan de las ovejas?



             

8 comentarios:

  1. Y eso, amigos, es el ser humano.
    Ayer, hablando con un buen amigo amante de la medicina natural, me dijo que las potencias económicas más fuertes son, primero la industria de las armas y luego la farmacéutica... en incontables casos, criminales los dos.
    Otro datito curioso es que se inventó primero la metralleta que la máquina de escribir, lo cual no deja de tener su gracia: inventamos primero cómo matar más rápido.

    Que sigan, que sigan jugando a las casitas con nosotros. No se dan cuenta de que les guste o no, vivimos en el mismo mundo y que poquito a poquito se los están cargando, tanto la parte "enemiga" como la suya.

    Hoy vengo super indignada con estos temas, la verdad... perdona por el párrafo.
    Un besito, y un places leerte, como siempre.
    PD: Supongo que ya lo habrás leído, pero por si acaso, te recomiendo que le eches un vistazo a un libro llamado "un mundo feliz" de Aldous Huxley

    ResponderEliminar
  2. La vida humana no tiene valor para quienes actúan como lobos,...a veces pienso que es tal el grado de perversión en el pensamiento, siempre destructivo, que debería tratarse ya como una patología estatal o al menos de ciertos grupos humanos. Esto demuestra que su barbarie es ahora más tecnológica, científica y potenciada.

    ResponderEliminar
  3. Kalina, si preguntamos a los narcos, armados hasta los dientes, verás como si se puede escribir con las metralletas.
    Estamos sacándole todo el jugo a nuestro planeta y todo indica que vamos a pagar una factura muy alta. Por otra parte, ese gen de la guerra y el sadismo, tan extendido en nuestra raza, es un veneno que canta canciones de extinción, es dificil entender el placer o la indiferencia por el asesinato y la tortura.
    Gracias por la recomendación del libro, lo leeré con un poquito de soma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Claudia, los lobos solo cumplen la primera ley vital: sobrevivir. Son infinitamente mas nobles que militares y políticos asesinos. Creo que has tocado una materia sensible, la salud mental de algunos presidentes de gobierno. Hitler, Napoleón, Franco, Bush, Berlusconi, y toda la tropa de dictadores militares. Con todos ellos podemos montar una película titulada: "Alguien voló sobre el nido del cuco II".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. es el Miedo. atemorizarnos siempre ha sido eficaz.
    quien gestiona nuestro miedo tiene/ controla el Poder.

    ...y nos están metiendo mucho MIEDO.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Senses, cara a cara contra ellos no tengo miedo porque he visto muchos episodios de Kung-Fu y las de Kill Bill, pero si me tiran una bomba atómica, corro más que el correcaminos.
    No les importó las miles de vidas que iban a destruir, ni ahora les importaría, vaya gentuza. Como decía Claudia, que les hagan un examen psicológico, que seguro que no se salva ni un solo presidente proguerra.

    ResponderEliminar
  7. Socióloga, desgraciadamente tienes razón, estás conmigo o estás contra mí, y si estás conmigo ya sabes lo que hay, si se cae la pastilla de jabón en las duchas te vas a tener que agachar.

    ResponderEliminar

Steppenwolf