4 de diciembre de 2016

Discos de vinilo



             Vuelven con fuerza los discos de vinilo, algo extraño para una tecnología del pasado. Puede que sea una moda pasajera, una campaña comercial de las discográficas o simplemente un ritual como este: Mantienes los 200 gramos de un disco de vinilo con las manos, utilizando el tacto y la vista (algunos también el olfato) como si de un meteorito recién caído del cielo se tratara. 
Miras la portada imaginando un escenario holográfico que espera una señal para comenzar a moverse. Sacas con cuidado el disco del cartón rectangular y poco después la funda de plástico, con cuidado, es su ropa interior. Solo puedes coger el disco por los bordes con ambas manos, como un ladrón experimentado que no quiere dejar sus huellas. Lo introduces en el pivote metálico del plato, lo pinchas con la aguja (palabra maldita donde las haya) y el disco empieza a bailar una danza circular, monótona en apariencia, pero misteriosa como el ciclo de una galaxia, y como después de una meditación trascendental, cuando empieza a sonar sabes que algo está cambiando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Steppenwolf