25 de marzo de 2014

Cucharadas de limón

       

        Cucharadas de limón se mezclaban con el deseo blanco, bajo un cielo mojado que observaba minuciosamente los grilletes que esclavizan a los ángeles caídos. Ella vino del frío siendo todavía una niña, de una tierra donde el sol es extranjero, sin protección, tan frágil, tan vulnerable, tan pálida y tan flaca, vendiendo jirones de piel a cincuenta euros el completo.   

        La providencia siempre le fue esquiva y el destino la volvió a herir, esta vez accediendo a su deseo de conocer las profundidades del alma a través de grutas mugrientas y de las estrechas galerías del conocimiento envenenado.
El lago onírico, donde los sueños sueñan con la dama negra, la envolvió en la más absoluta oscuridad, y detrás de una noche vino otra. Las cuerdas que sostenían sus latidos se rompían lentamente mientras los buitres volaban sobre ella, pero un buen día salió el sol.   

        Agitando su plumaje anaranjado, renació de sus cenizas como el ave Fénix para recomponer todas las piezas del puzzle esparcidas sobre su soledad. Al fin y al cabo ella solo es una flor que ha crecido entre la basura, como todas las demás, pero vuela por encima de las que mirando hacia arriba la desprecian. Ahora, la dignidad juega con su pelo rubio y su sonrisa ilumina la cara oculta de la luna.


12 comentarios:

  1. Se puede crecer entre la basura. Y se crece.
    Agradable leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La descomposición de restos orgánicos y excrementos de animales son los mejores abonos para que una flor crezca fuerte y sana, y sin intención de molestar a estómagos delicados, el mundo es lo más parecido a un enorme aparato digestivo, y además ahora eructa humos tóxicos.

      Un saludo, Kenit.

      Eliminar
  2. Un texto que habla de la dignidad, que, curiosamente, suele estar más presente entre los perdedores. Algunos como la chica de tu relato consiguen sacudirse las alas de tanta mugre y miseria y renacer, otros se quedan en el camino y para algunos es demasiado tarde cuando lo intentan.

    Deberíamos mirar a los ojos de los que juzgamos con nuestras plantillas remilgadas y llenas de prejuicios, antes de atrevernos a pensar que somos mejores que ellos.

    Un placer pasar por tu blog,

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería ser algo natural, como respirar, pero hay que luchar por la dignidad. Un concepto caro y escaso, y aunque a veces parece ir en contra de la teoría de la selección natural de las especies, ojalá que la dignidad y la solidaridad sean un nuevo camino en la evolución.

      Un beso

      Eliminar
  3. Hundirte y subir de nuevo requiere experiencia y fuerza. Con el resultado de saber qué lo has logrado. Eso te fortalece para el resto de su vida. Asi que nadie la desprecie que, ahora, es una criatura poderosa.
    Son héroes sin nombre que han cambiado las lágrimas por la sonrisa.
    Me gustó mucho. Para mí es un texto poético.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces una experiencia dolorosa te hace cambiar la piel y pasar a otro estado de conciencia, siempre que consigas sobrevivir y, con suerte, tener una mano a la que agarrarte.

      Bicos

      Eliminar
  4. Puede andar con la cabeza muy alta si logró salir del infierno al que la condujeron. No es fácil, la mayoría no lo logra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste pero somos juez y parte de ello, como cuando nos duele una pierna, no es culpa de ella, seguramente será responsabilidad del sistema circulatorio y general que gobierna el cuerpo.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. Acabas de descifrar el oficio más antiguo del mundo, de la manera más bonita y digna que jamás había oído, precioso me encanta :-)♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que el final del post esté muy abierto, puede hasta que la rusa haya muerto en el intento y ahí está su paz. Drogas y prostitución, dos lacras que se realimentan mientras todos miramos hacia otro lado.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. he leido tu texto y detenido mi mirada en los comentarios que realmente nunca hago
    Diferente punto de vista
    Me ha gustado tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, ponte cómoda, el mueble bar está vació pero quedan palomitas.

      Un abrazo

      Eliminar

Steppenwolf