28 de junio de 2011

El planeta de los perros

          
             
          Alguien puede pensar que soy un antropólogo atípico, con tanto chucho en los posts lo lógico sería que fuera veterinario, o por qué no,  un perro. Quién sabe.
En esta ocasión podemos ver a "Rocky el Gamba" (alumno aventajado de Farruquito, el gran bailaor y piloto de rallys urbanos), bailando magistralmente  y dejando entrever la gran influencia que ha ejercido Peret sobre él.
          El Gamba ha revolucionado las investigaciones de los antropólogos y científicos que ya ven a perros y gatos como los nuevos herederos de la tierra, relegando al hombre al papel secundario de "un buen amigo del perro". En menos de cincuenta años los veremos abriendo tiendas, conduciendo coches y ocupando alcaldías. No nos quedará má remedio que negociar con ellos, a la baja por supuesto.

       
                                              

.

23 de junio de 2011

Doble Moral

   

     Roberto y su mujer Pitita, saludan con un ligero movimiento de cabeza a sus vecinos sentados en los bancos de la iglesia. Roberto se sabe respetado y envidiado, es el teniente de alcalde del ayuntamiento, conservador y creyente como dios manda. Oyendo el sermón del párroco, recuerda sus duros comienzos, pero eso es agua pasada, él es un triunfador y todo lo que tiene lo ha conseguido a base de esfuerzo, inteligencia y a veces de astucia y algunas comisiones de sus amigos constructores: el chalet, los dos Mercedes, su posición social  y ....... su querida.
Celia es una querida auténtica, como las de antes, con piso-picadero y una boutique con franquicia de marca italiana. Roberto está seguro que ella le engaña, ya no demuestra la pasión de hace unos años y él apenas puede dormir. No hay nada que le atormente más que la infidelidad y ya ha decidido cortar con ella este mismo lunes. Mandará a Nikolai, su fiel ejecutor de trabajos especiales, para que informe a Celia de lo perjudicial que puede ser para su salud el intento de chantaje.
        Pitita odia estos sermones monocordes, pero entiende que el párroco intente guiar a los feligreses de a pie, muy perdidos últimamente. Mientras oye la letanía del cura como música de fondo, repasa mentalmente su situación en la ONG Manitas Asia. No está dispuesta a abandonar la presidencia nacional y está segura que es María Sanz, la segunda de a bordo, la que orquesta las maniobras para moverle la silla. Si alguien la busca, la encontrará, luchará con uñas y dientes para conservar su puesto.
        La atención de Pitita gira sobre asuntos locales, y Mariela, su criada filipina, ocupa ahora su mente. A Pitita se la llevan los demonios y mientras reza un padre nuestro, lee sus propios pensamientos envueltos en letras de neón:  "...después del esfuerzo que supuso acogerla en España evitando su repatriación, nos paga así. Cobra seiscientos euros que para ella sola y sin gastos de alojamiento es mucho, y ahora no se le ocurre otra cosa que pedirme un contrato laboral, pero que se habrá creído esta china. A final de mes se va a la puta calle y como está la situación económica, antes del otoño está haciendo la calle. Esta muerta de hambre se va a enterar".

        Los pensamientos de Pitita y de Roberto se esfuman coincidiendo con el final de la misa, no se han enterado de nada pero se sienten imbuidos del espíritu cristiano. Cuando salen de la iglesia ven la cartelera del cine anunciando la película "Doble moral"

        - ¿Sabes de qué va esa película, Roberto?
        - Sí, de gente que predica una cosa y hace lo contrario.
        - ¡Qué fuerte, no!

15 de junio de 2011

Spanish Revolution

  
           Si no hay una distribución equitativa de la riqueza, si el reparto lo realiza Ali Baba y los cuarenta ladrones, los más desfavorecidos tarde o temprano cogerán lo que es suyo. Nos vemos en la calle.

  
                                            


.

11 de junio de 2011

Diego y yo


        Mi perro se llama Diego, tiene cinco años y es un labrador blanco con tonos dorados. Es uno de esos amigos en los que puedes contar aunque haya tormenta. Sé que le dedico poco tiempo, pero no puedo sacar más jugo a las veinticuatro horas.
Cuando nos separamos, Virginia me dijo :  "¿Qué hacemos con Diego?"  "Si no te importa me lo quedo yo",  le contesté después de un silencio tenso, y ahora prácticamente lo compartimos al cincuenta por cien. Cuando se lo llevo, Diego mueve el rabo como si en él tuviera un motor eléctrico. Si yo tuviera ese tipo de rabo también lo movería así al verla.

        La principal característica de mi perro es su manera de comunicarse: Diego habla. Su único interlocutor soy yo, no habla con nadie más. Hablamos de tú a tú, compartiendo puntos de vista y también tenemos algún que otro desencuentro, sobre todo cuando empieza a filosofar como si fuera el mismísimo Schopenhauer.
Mientras paseamos hacia el parque, Diego otea el horizonte en busca de colegas cuatropatas y si son hembras, mucho mejor. Yo critico abiertamente su carácter impulsivo pero él se justifica argumentando que es antinatural esconder nuestros sentimientos. Este perro cree que ha descubierto los principios de la filosofía moderna.

        - Diego, no armes ningún escándalo. Trata a las perras con respeto, todo no es sexo, ¿es que no piensas en otra cosa? - le pregunté con ironía.
        - Yo no, pero tu tampoco -  me devolvió la guasa.
        - Hay una diferencia muy importante entre tú y yo, tú ves a una perra e intentas montarla sin ningún ritual preliminar, sin conocerla siquiera. Yo primero intento conocerla, quedar con ella para tomar unas copas, al cabo de unos días la invito a cenar en casa y una vez allí, que sea lo que dios quiera. - sonreí intuyendo haberle dejado sin argumentos, pero me equivoqué.
        - Si el objetivo es acostarte con ella, ¿para qué perder tanto tiempo?, no seas hipócrita Steppen, ves al grano, si lo consigues y vale la pena, el paso siguiente sería conocerla. ¿Por qué dicen amor si quieren decir sexo?
        - No me convences, yo no puedo actuar como un animal - a Diego parece que  no le hizo gracia que utilizara la palabra animal de manera peyorativa.
        - ¿Animal? Te recuerdo que vosotros sois primos de los simios a pesar de vuestra apariencia culta y civilizada, no olvides que sois monos con pantalones - contestó Diego con aire burlón.
        - Yo no te he insultado Diego, tengamos la fiesta en paz.
        - ¿Insulto?, Estás últimamente muy susceptible, la teoría de la evolución de las especies es aceptada por todos los científicos del mundo. No es un insulto, es una constatación señor humano. Ojalá pudieras demostrar tus instintos en lugar de utilizar el 10%  de ese cerebro envidiado por todo el universo, seguro que a los tres nos iría mejor, ¿no crees?
        Noté como mi cara hervía por la ira, este perro cree que yo tengo la culpa y la solución del problema. Intenté aparentar que había encajado el golpe sin problemas y contraataqué:
         -  Diego, el parque esta lleno de perras en celo, y tu te vas a quedar con las ganas, aunque siempre puedes utilizar la sublimación para apagar ese fuego: la meditación trascendental. No te lo tomes como algo personal, solo es una medida correctora para que te inicies en el camino de la conciencia y te puedas comportar adecuadamente en el ámbito sentimental. Todo es por tu bien  -  mentí descaradamente.
        - La dictadura es una lacra inextinguible -  afirmó Diego mientras buscaba a Miss Perra San Juan en el parque. Él me conoce muy bien y sabe que mis ataques de cólera oculta no duran más de treinta segundos.

        Esa noche Diego soñó que vivía libre, rodeado de perras, en un mundo salvaje sin coches ni asfalto. Yo soñé que estaba con la dueña de un perro blanco con tonos dorados.


                                                            

5 de junio de 2011

Viajeros en el tiempo


        Cuando alguien nos pregunte cual es nuestra profesión, quizá deberíamos contestarle que somos viajeros en el tiempo. Todas nuestras acciones están encaminadas a seguir en este viaje, nuestra travesía a través del tiempo es el objetivo principal, lo demás es secundario. El tiempo es el lazo y la característica fundamental de nuestra vida, sin él no correría el agua, ni giraría el sol, seguramente formaríamos parte de un gran cuadro inmóvil. El tiempo es la clave de nuestra existencia, a pesar de pensar constantemente en el futuro, vivir habitualmente en el pasado y dejar que nuestra vida se derrame sobre un suelo lleno de tiempo perdido.

        La teoría de Einstein puso a prueba nuestro entendimiento y nuestra razón, demostrando que no estábamos preparados para aceptar que el tiempo pudiera ser una vía para cruzar dimensiones. La relatividad desveló lo que ya adivinábamos, que el tiempo no corre a la misma velocidad para todos ni en todas las condiciones, es subjetivo y relativo, muy rápido cuando estás en el cielo y tremendamente lento cuando te atrapa el tedio. Algunos dirán que estos planteamientos son muy relativos y seguramente Einstein estaría de acuerdo con ellos.

        La posibilidad matemática de poder viajar por el tiempo ha activado la mente de escritores, guionistas y científicos que pretenden mediante aceleradores de partículas que elementos subatómicos viajen una milésima de segundo al pasado, buscando el portal por el que podrían llegar los viajeros del tiempo en el futuro, como si de un puerto se tratara. El momento de este descubrimiento sería el límite temporal, nada podría viajar a una época anterior.

        Todas las formulas matemáticas que enlazan espacio y tiempo, llegan a conclusiones sorprendentes: El espacio puede ser curvo y esférico, igual que los planetas, los átomos y todas las formas básicas de vida. Un viajero en el espacio, dependiendo de su velocidad y de la gravedad a la que es sometido, puede torsionar su propio tiempo como lo haría una pelota sobre una red flexible. Los satélites GPS lanzados al espacio dan fe de este fenómeno, su velocidad y la menor gravedad, atrasan el reloj del satélite con relación al reloj terrestre.

        Todos alguna vez hemos imaginado retroceder en el tiempo para deshacer errores cometidos o rectificar una decisión equivocada, o hemos deseado también visitar el futuro y dar respuesta a muchas preguntas acumuladas, pero el presente es un escenario enorme, en él vive la vida, el ahora y aquí. El presente es suficiente. Utilizaré los recuerdos y la imaginación para desplazarme por el tiempo y si alguna vez me preguntan donde está el pasado o el futuro, no mentiré, únicamente diré que no existen.
                    

                                                  

Steppenwolf