11 de enero de 2011

Superstición

       El acuerdo con los clientes ha sido total, a pesar de alojarme en la planta 13ª del hotel.  Mi socio Ricardo me dijo que me cambiara de habitación. ¡Vaya tontería!, este Ricardo tiene mas miedos que cinco viejas. Si se cae el hotel, no se va a caer solo la planta 13ª, digo yo.

       Me llama poderosamente la atención que en una sociedad tan analítica como la nuestra, esté tan arraigada la superstición en todos los ámbitos, capas sociales y sexos. La superstición es la irracionalidad con mayúsculas.
Mientras camino de vuelta al hotel, un gato negro cruza la calle sigilosamente y se guarece de la civilización en los bajos de un coche, ¿estoy condenado a una suerte esquiva por eso? Solo faltaría que fuéramos racistas con los animales.
       
Prosigo sin hacer mucho caso de las señales malignas que anuncian catástrofes, e inesperadamente diviso el color amarillo de un billete de 200 euros en medio de la calle, bajo de la acera, lo recojo, y observo unas palabras escritas en el reverso del billete que dice : ”Con la razón no es suficiente”, que curiosa frase. Levanto la mirada pensativo y veo a unos cincuenta metros un autobús que viene hacia mi. ¡Joder!, oculto mi rostro con los brazos instintivamente preparándome para el brutal golpe, pero solo oigo el sonido estridente del frenazo del autobús que milagrosamente queda a centímetros de mi cara.


          El propio conductor baja para auxiliarme del estado de shock en el que me encuentro.

   - Le ha salvado la vida los nuevos frenos hidráulicos que le han instalado al autobús - me dice, asegurandose que de no estoy herido.
  - ¿Cuando? - le pregunto al conductor con el rostro pálido y desencajado.
  - ¿Cuando qué?
  - ¿Cuando le han cambiado los frenos?
  - Esta mañana; los discos de freno ya estaban muy gastados. Yo soy muy supersticioso y no he querido conducir el autobús sin cambiarlos; hoy es martes y trece - dijo sonriendo.

       Lo primero que he hecho al entrar al hotel, es cambiar de habitación y de planta y me he propuesto no salir a la calle hasta mañana. Que nadie piense que lo hago por superstición...... es solo por precaución.
                                                                    
                                                        
                                                       El Fuego by Gotan Project on Grooveshark

15 comentarios:

  1. Ja, ja. Buena historia la del autobús. Lo irracional está tan arraigado en nosotros como los huesos a la tumba. No hace falta más que mirar los promotores inmobiliarios del 2003 al 2008.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. muy divertido :)

    Todos tenemos en mayor o en menor medida, esa parte irracional.. por mi parte, no puedo pasar por debajo de una escalera.

    ResponderEliminar
  3. jajajajaa, la historia, genial, divertida y agil; el juego de palabras del último parrafo, sublime, Que nadie piense que lo hago por superstición...... es solo por precaución.


    salu2

    ResponderEliminar
  4. Sin embargo, ya ves: has pillado un billete de 200 euros y el bus no te atropelló. La historia parece que da un giro sobre sí misma: gracias a esas coincidencias has salvado la vida y tienes más dinero que antes.
    Probablemente, si te hibieses quedado en la planta nº 13, igual aparecía una voluptuosa empleada del hotel que... vale, vale, ya me callo.

    ResponderEliminar
  5. Igor, si te refieres a esa raza en extición llamada promotor del pelotazo, ellos no tienen un cerebro irracional sino un morro irracional.


    Kalina, algo parecido me pasaba con los numeros, pero me da la impresión de que si algo nos tiene que pasar, por mucho que nos escondamos nos va a pasar.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  6. Leamsi, lo reconozcamos o no, todos tenemos algo de supersticiosos, lo hemos sido desde hace miles de años, algo nos tiene que quedar.
    Saludos.

    Pas, entre la voluptuosa y los 200, me quedo con los 200 por supuesto, con la crisis que cae.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  7. Es muy bueno, y divertido a la vez. ¿Seguro q lo haces por precaución?
    Pasaría debajo de la escalera. Lo mismo soy masoquista y lo hago para ver si pasa algo.

    Saludos steppen, y me gusta mucho el contraste de todo

    ResponderEliminar
  8. Muy buena historia.
    Bien llevada e ingeniosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Julia, te puedo asegurar, cruzando los dedos, que no soy supersticioso. Si quieres emociones fuertes,no pases debajo de una escalera, ves a un congreso del Opus Dei.
    Un abrazo.

    Saludos Toro.

    ResponderEliminar
  10. La superstición me gusta porque es lo que nos queda de irracional en el ser racional en que nos hemos convertido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Josito, estoy de acuerdo contigo, aunque decir que somos seres racionales, es mucho decir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Creo que habría que seguir aprovechando ese día. Un trato cerrado, un billete de 200 euros y encontrarse justo con el autobús de frenos nuevos... Mejor suerte, casi imposible.
    A mí me encanta el número 13 y mi gata negra anda todo el día cruzándoseme. (Ahora que lo pienso, quizá debería empezar a ser supersticiosa)

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Por cierto, así que prefieres 200 euros que no te sacan de pobre a una voluptuosa mujer que puede hacerte olvidar la crisis? Interesante

    ResponderEliminar
  14. Gracias Elbereth por tus palabras. Un saludo.


    Alís, Te animo a que seas supersticiosa, eso si, te pueden acusar de irracional, normalmente lo suele hacer alguien que es mucho más irracional que el supersticioso.
    Sobre los 200 euros, te diría que estoy empezando a ver caras de preocupación e incluso de miedo en la gente de mi ciudad. Solo espero que esta etapa de crisis, no pase a los libros de historia.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Steppenwolf