20 de diciembre de 2011

Me llena de orgullo y satisfacción

                                        
          En estas fiestas tan señaladas, siempre resurgen en mi interior dudas tan profundas como: pollo relleno o gambas, en casa de tu madre o en casa de mi hermana, y dilemas de esta envergadura existencial.
Que nadie crea que estoy influenciado por los aires navideños, pero me llena de orgullo y satisfacción celebrar estas noches de paz y fraternidad, rodeado de mis seres queridos (aunque también estará mi suegra).  Es frecuente que aparte de cuñados, tios, sobrinos, yernos y demás parentescos estraños, se cuele algún invitado no habitual, llámese whisky, coca, cola, vino de rioja en abundancia o atracón colesteroide, pero da igual, nos saltamos las dietas y damos gracias a dios por los alimentos que vamos a engullir.
Ha nacido........¿Quién?....... Jesús. Posiblemente él tendrá compasión de nosotros, porque enero no la tendrá. 
         Voy a leer estas frases transcendentales, poso de la sabiduría humana, a fin de templar el ánimo y afrontar estos enormes retos con valentía:


* - Me da un detergente líquido
   - ¿Concentrado?
   - Meeee ddddaaaaaa uuuunnnnn  deeetergeeeennteeeee  liiiiiquiiiidooooo.

* - ¿Me puede decir donde está el capitán del barco?
   - A babor.
   - Por favor, ¿me puede decir donde está el capitán del barco?

* ¿Quieres acabar con el hambre y la pobreza? .......Comete a un pobre.

* Cada mujer es un mundo. ¡Haz turismo!

* ¿Si hay un mas allá, ¿Habrá un más acá?

* ¡Abajo las drogas!   (Firmado: los del sótano).

* Bienaventurados los que se ríen de sí mismos, porque nunca se les acabará el cachondeo.

* Era tan feo que cuando nació, en lugar de llorar él, lloraron los médicos.

* Anuncio: Cambio condón roto por ropa de bebe.

* Di no a la droga, queda muy poca y somos muchos.

* Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: Tire y Empuje.


* Se abre el telón y se ve al número1 y al núnero2 llamando a una puerta.
¿Título de la película?:
- ¿Stá er tré?

* Bienaventurado Adán, porque nunca tuvo suegra.

* Albert Estein era feo, pero era mucho más su hermano Frank.

* Se abre el telón y se ve a cinco gitanos señalando la última fila que está llena de guardias civiles.
¿Título de la película? :
- “Lo último, su murái”

* Se abre el telón y se ve a cinco gitanos vigilando a una mujer.
¿Título de la serie?
- Los vigilantes de la paya

* Se abre el telón y se ve un cacho minúsculo de pollo en medio de una paella enorme.
¿Nombre del músico?
- Pon Ma’ Carne!

* Se abre el telón y se ve a Paca electrocutada con el cable de la plancha.
¿Título de la película?
   - El amperio contra Paca.


¿Qué pasa si metes un huevo en el microondas?
  -  Que el otro te lo pillas con la puerta.
                                                 
                              

12 de diciembre de 2011

¡Ay! Poetas



          Como una voz en off en la fase rem de mis sueños, algo me dice que la poesía solo es un juego floral aderezado con metáforas desiertas. Así como profanamos el silencio con nuestras palabras triviales e imprecisas, posiblemente también saturamos discos duros y manchamos paginas de madera blanca con nuestros pretenciosos símbolos vacíos.
Observando el panorama desde la sección de congelados, dudo hasta de la existencia de la gente que circula por este supermercado, este conjunto de células anónimas no me parecen humanas, ni siquiera replicantes, en todo caso las calificaría de colección de unidades sin identidad propia buscando carne muerta para comer.

Miro el cielo rojo entre ofertas de detergentes y escudriño los recovecos del misterioso reino de la ciencia, sin ninguna duda el verdadero poeta oculto bajo las sombras impostoras de las plumas.

No existen los colores, no existe la luz ni los sonidos, son distintas frecuencias captadas por nuestros sentidos y que a petición del cerebro acaban transformándose en sensaciones legibles para crear un mundo ficticio. Otro tanto podemos decir de los sobrevalorados sentimientos, procesos automáticos sintetizados por nuestro centro de control intentando esconder que un i love you es solo una simple reacción electroquímica. Nada es como parece ser, ni siquiera permanece mucho más de un segundo en el escenario.  Héroes, gurús y profetas, babean en una rave clandestina y el rapsoda que promovía rebeliones sociales a golpe de poesía, hoy toma el sol en su mansión de Malibú apuñalando el blowing in the wind. 
La 
verdadera poesía tiene vida propia, no se encasilla en ningún formato ni permanece estancada en los libros, sino que habita en el cielo del atardecer y en la sonrisa de un niño y no puede ser confinada en una caracola. 

He desaprendido a leer y escribir esas vocales y consonantes mezcladas sin ton ni son, crucigramas en formato libre, palabras sin orden ni concierto expoliadoras de tiempo propio y ajeno. Esas letras aleatorias son espectros que gravitan sobre los castillos que construimos para después romperlos. Leer y escribir no son la vida, más bien son lastres que nos impiden asomar la cabeza al exterior y respirar el aire salado que vuela junto al mar. 
Algunos poetas, imbuidos en su aureola de semidioses a pesar de ser humanos de a pie, afirman que cuando están en el máximo estado de inspiración pueden oír hasta las voces de las musas, y creo que ahora mismo yo las estoy oyendo, incluso puedo entender lo que dicen.........


          -- Son sesenta y cinco euros, ¡Oiga, caballero! ¿Me oye? --insiste la cajera del supermercado.

         -- Perdone, estaba distraído  -- le contesto aterrizando a toda velocidad. 


         -- ¿Lo va a pagar en efectivo o con tarjeta?   --  me dice la cajera remarcando cada sílaba para evitar que vuelva a despegar del suelo. Intento pagarle con un poema escrito en una servilleta, pero el segurata del supermercado confirma mi  teoría sobre la inutilidad de la poesía.

                                                             -- Con tarjeta.
                               

3 de diciembre de 2011

Waking Life - (2001) Richard Linklater


                                                                                                      
           El comienzo de esta singular película es similar al inicio de una sesión de hipnosis, quedas atrapado dentro de un viaje onírico en un estado de semi-inconsciencia. Su director y guionista, Richard Linklater, utiliza la técnica rotoscópica (mezcla de animación con personajes reales),  intentando elevar al espectador a un nuevo estadio existencial.
A pesar de no ser un film fácil, no apto para los amantes del cine de acción, puede producir sensaciones  fuertes y profundas.

        La trama de la película se basa en la imposibilidad del joven protagonista para salir de un sueño, desfilando el pensamiento de celebridades tan dispares como Nietzsche o Lorca, con la única intención de llevarnos a la conclusión final. Una mente inquieta, independiente y observadora, una persona especial, ese es el prototipo de espectador de Waking Life.
La película fascina y absorbe a partes iguales, con un final que puede hacer tambalear algunos pilares en los que nos apoyamos.

                                                            
                                                  

.

28 de noviembre de 2011

La mujer, esa asignatura pendiente


        A todos los dioses se les olvidó situar a la mujer en el lugar que le corresponde, junto al hombre, ni más ni menos. Ella es mujer, pero resulta que nosotros somos los dioses. Como estábamos muy solos, no se nos ocurrió mejor idea que crearla a partir de una de nuestras costillas, y como siempre, acabamos culpándola de la expulsión del paraíso por una mísera manzana. ¡Dios mío! 
Las religiones siempre han mirado con recelo a las mujeres, no en vano, la dosis de misoginia que desprenden es tan explícita que me cuesta trabajo comprender el apoyo de la población femenina a estos dogmas reaccionarios y conservadores que limitan el papel de la mujer al de un mero actor secundario, indicándole en sus escrituras el camino de represión y subordinación que le espera. 

         La historia de ayer y de hoy, refleja el grado de ensañamiento con el que las hemos obsequiado:
         - Si nos estorbaban, las declarábamos brujas y ardían en la hoguera.
         - La prostitución, realmente es una sumisión absoluta de la mujer, estigmatizando de esta manera su dignidad.
         - La violencia de género es una de las maneras mas vergonzosas de atentar contra los derechos humanos, y quienes supuestamente deben defender a sus mujeres, suelen ser sus asesinos.
         - Otro tanto podríamos decir de las mujeres que viven entre el machismo de algunas sociedades islámicas  y de sus gobiernos, verdaderos represores de sus libertades más básicas, impidiéndoles mostrar la cara, tener un carné de conducir, propiedades o una simple cuenta bancaria.

         La violencia contra la mujer es otra forma de asegurar la subordinación hacia el hombre, al que son sometidas desde que nacen.  A veces he sentido vergüenza por pertenecer a la raza humana, y en otras como en este caso, esa sensación se duplica al formar parte de los hombres que crearon a dios a nuestra imagen y semejanza, ese dios que margina a las mujeres. Estamos ante una gran pandemia que ha infectado en mayor o menor medida al 50% de la población.
                                                    

                                                        Estas frases parpadean con luz roja:
 
        "20.000 mujeres fueron violadas en Bosnia por los soldados serbios"

        "El es un buen marido, me pega solo una vez a la semana" (esposa del Primer Ministro de Japón Eisaku Sato. Premio Nobel de la Paz, 1979)"

        "Al termino de la guerra civil española, todas las mujeres perdieron la guerra. El régimen de Franco se encargó de recordarles su papel de acompañantes sumisas del hombre"

        "En Perú y Costa Rica, se estima que el 90% de niñas-madres entre 12 y 16 años, han sido victimas de violación o estupro por parte de sus padres o familiares cercanos"

     "Cada año, dos millones de niñas son mutiladas sexualmente por sus propias familias"
 




  

I am an endangered species
But I sing no victim's song
I am a woman I am an artist
And I know where my voice belongs

They cut out my sex they bind my feet
Silence my reflex no tongue to speak
I work in the fields I work in the store
I type up the deals and I mop the floors

My body is fertile I bring life about
Drugs, famine, and war, take them back out
My husband can beat me his right they say
And rape isn't rape you say I like it that way

Soy una especie en peligro de extinción,
soy una mujer,
pero yo no canto la canción de la víctima,
porque sé que mi voz y mi cuerpo
no pertenecen a nadie........

                                             

19 de noviembre de 2011

Vergüenza





        Podemos imaginar que votamos y que decidimos nuestro futuro con las papeletas, pero posiblemente nuestro futuro dependa de los inversores internacionales, tahúres insaciables que controlan el mundo prescindiendo de palabras tan extrañas para ellos como "democracia".
Podemos imaginar que toda las palabras vacías que vomitan los políticos en campaña electoral son sinceras, y que sus intereses son los nuestros. Podríamos estar orgullosos de nuestros representantes, pero intuimos que son lacayos del poder económico y aunque queramos ocultarlo, lo cierto es que sentimos vergüenza.

16 de noviembre de 2011

Camino a casa

           Sin apenas darme cuenta, el camino a casa se ha convertido en un pequeño viaje de culto, dejo de esconderme detrás de mis máscaras y me someto a un tercer grado silencioso. Como el protagonista de "la naranja mecánica", mantengo abiertos mis ojos con pinzas y analizo con serenidad algunos episodios de la película. Otras veces me asomo a la ventana del futuro dentro de mi nave espacial de cuatro ruedas para imaginar lo que no ha sucedido. La música rebota en los cristales del coche y el sonido me aísla, me envuelve con cuidado para evitar distraer a mi piloto automático. Inevitablemente aparecen mis pensamientos, comienzan a desfilar delante de mi, sobre el salpicadero, melancólicos, cómicos, agridulces, dinámicos y apasionados, descoloridos y ajados, hasta que desaparecen entre la rejilla del aire acondicionado, y al final, acabo encontrándome conmigo mismo.

          Me he desviado del camino y no sé cual es la dirección correcta, intento encontrar referentes, pero no los tengo. Todos los mitos se han caído, los faros de la costa están apagados y no creo en las fantasías del viento, aunque debo reconocer que a veces he vivido en castillos de arena. La falta de fe es un hándicap y no me queda más remedio que valerme únicamente de la intuición, sin ninguna ayuda exterior, sin ningún ángel de la guarda que tapone el precipicio cuando esté a apunto de caer. Observo con curiosidad a los creyentes, casi diría que los espío, y sin previo aviso suena orgullosa la Primavera de Vivaldi, retándome y rodeando mi escepticismo. En esa fe, ellos se apoyan cuando les fallan las piernas y cuando la vista se nubla. ¡Qué irracional es!, pero sus efectos son tan sólidos como una roca, y para bien o para mal, yo he elegido abrir los ojos sin utilizar placebos.

           Creemos en esto, en aquello y en lo demás, pero ¿qué más da lo que creamos? La Tierra va a seguir dando vueltas alrededor del Sol, y este alrededor de la Vía Láctea, a pesar de nuestras intrascendentes y microscópicas elucubraciones existenciales. Miro al cielo esperando una señal que me ilumine, pero que difícil es descifrar esas señales mágicas que aparecen como estrellas fugaces sobre las heridas del karma.

El viaje concluye en medio de preguntas sin respuesta, y antes de salir del coche, me pongo una de las siete máscaras que siempre me acompañan.

                                      

9 de noviembre de 2011

Exámenes surrealistas


        ¿Quién ha dicho que nuestro sistema educativo no funciona? Yo creo que no es cierto, lo que sucede es que nuestros alumnos utilizan la vía surrealista para realizar su trabajo y a veces no es entendida por los profesores. Estas 34 respuestas de nuestros alumnos lo demuestran:


1 - ¿Quienes eran los cuatro Evangelistas?:    Eran 3, San Pedro Y San Pablo.
(Si es que con la crisis ha habido que recortar plantilla......de manera  progresiva)

2 - Los israelitas en el desierto se alimentaban de patriarcas.
(Cuando hay hambre, ni patriarcas ni leches, to pa dentro. Mira los de Viven)

3 - Mahoma:   Nació en La Meca a los cinco años.
(Siempre fue muy maduro este Mahoma)

4 - La soberbia:   Es un apetito desordenado de comer y beber, que se corrige practicando la lujuria.
( ¡Viva la soberbia! )

5 - Caín: Mató a Abel con una molleja de burro.
(Huy, casi aciertas. Fue con un solomillo de ternera a las finas hierbas)

6 - La Santísima Trinidad:   Son el Padre, el Hijo y una Palomita que vive con ellos.
(Si, va cantando "volando voy volando vengo", y no veas como pone la casa)

 7 - ¿Dónde fue bautizado Jesucristo?:    En Río de Janeiro.
(No era tonto el Jésus, vas a comparar la playa de Ipanema con el desierto)
 
8 - Fases de la luna:   Luna llena, luna nueva y menos cuarto.
(Y la luna de las diez y media también es una pasada)

9 - El principal lago de Asia es el Titicaca, que está en América.
(El Titicaca es como los de Bilbao, que nacen donde les da la gana)
 

11 - Cómo se llaman los habitantes de Ceuta:   Centauros.
(Y a mí que cenutrios me suena más familiar)

12 - En África del sur, de cada 10 negros, 1 es blanco.
 (Eso es cierto, hay algunos negros que son la leche)

13 - Glaciar alpino:  Se llama así porque arrastra muchos pinos.
(No me gusta discrepar, pero ¿no será por el ambientador que utilizan allí?)

14 - Los movimientos del corazón:   De rotación alrededor de sí mismo y de traslación alrededor del cuerpo.
(Bueno, la niña del exorcista giraba la cabeza 360 grados y no se armó ningún escándalo)

15 - Estimulantes del sistema nervioso:   El café, el tabaco y las mujeres.
( ....y el whisky. Si seguimos así esto se va a convertir en Sodoma y Gomorra)

16 - Partes del tronco:  Ombligo, cintura y tetilla.
(¿Tetilla?  Si fuera la de Elsa Pataky no se llamaría así)
 
17- La mujer tiene más inmunidad que el hombre porque es más bruta.
(No ves que te estás metiendo en un lío, tú juega con fuego....)

18- Área del triángulo:   Es igual a la cuarta parte de la mitad de su lado por la semisuma de la raíz cuadrada de tres.
(A mí, con esta fórmula me sale una mesita de noche de color caoba)



20 - ¿Qué es la hipotenusa?:   Lo que está entre los dos paletos.
(¿Paleto menos cateto es igual a palurdo?)

21 - Trabajo y energía:   Trabajo es si agarramos una silla y la ponemos en otro sitio, energía es cuando la silla se levanta sola.
(Si la silla se levanta sola, salgo de allí cagando leches)

22 - ¿Las razas de vacas son dos:   las suizas y las pasteurizadas.
(Se te olvidan las desnatadas)

23 - ¿Conoces algún vegetal sin flores?:   Conozco.
( Estoy contigo, ¿qué pretende este profesor, que desveles tus secretos?)

24 - Fósiles:   Son unos señores muy antiguos.
(Pero antiguos que te cagas)

25 - Derivados de la leche:   El arroz con leche.
(Sí, y la leche que te dieron)

26 - Aves prensoras:   Son las aves que viven en las "prensas", sitios donde hay mucho agua. Tienen bonitos coloridos, como el cuervo.
(...o los cuervos que yo he visto estaban de luto, o eran del Caiga Quien Caiga)



28 - Anfibios:   De los huevos de rana salen unas larvas llamadas cachalotes.
(¿Le habrán hecho la cesárea a esa rana?)

29 - El hombre primitivo:   Se vestía con pieles y se refugiaba en las tabernas.
(No hemos avanzado nada, seguimos haciendo lo mismo)

30 - La conquista de México:   Fue realizada por dos extremeños: Menéndez y Pelayo.
(Poco después llegaron Ortega y Gasset, y entre los cuatro se hicieron con el país)

31 - En la Guerra de Independencia los españoles avanzaban retrocediendo, lo que desconcertaba mucho a los franceses.
(Pobres gabachos, avanzar retrocediendo, eso es para flipar pepinillos)

32 - Moisés recorrió el desierto como mariscal de Rommel.
(Te voy a dar un consejo de amigo: cambia de camello, esa maría está pasada)

33 - El anarquismo:   Es una ideología racional y astringente.
(¡Astringente!, en los anales de la historia se recoge que Jose Coronado solucionó el problema con los bifidus)

34 - Barroco:  Estilo de casas hechas de barro.
(.... y el ladrillaco, el estilo de la burbuja inmobiliaria)




                    


4 de noviembre de 2011

Huyendo del dolor


          Leí en un periódico digital hace unos días que en Tokio se habían instalado barreras especiales anti-suicidas en los andenes del metro. Tokio tiene 37 millones de habitantes, la ciudad más poblada del mundo y la de mayor índice de suicidios, uno cada veinte minutos, casi 30.000 al año, una cifra superior a la de muertes por accidentes de tráfico. En la cultura japonesa siempre ha existido la percepción de que el suicidio era una honorable forma de asumir el fracaso con dignidad, pero ahora se han encendido las luces de alarma.

          En el apartado de suicidas míticos destacan los samuráis, que salvaban su honor clavándose una espada en el vientre (harakiri), y los kamikazes, que ondeaban la bandera del suicidio en la segunda guerra mundial, estrellando sus aviones contra la armada americana. Ahora, suicidarse en grupo o en pareja cada vez es más común en Tokio, parejas suicidas convertidas en modernos Romeos y Julietas, amigos que unen sus fuerzas y el valor suficiente para decirle adiós al mundo. Internet, como punto de encuentro de suicidas y como punto final. El nuevo cine japonés ha retratado fielmente la antología de suicidios que persigue a esta sociedad, reflejando el sufrimiento que padecen los japoneses debido a unas expectativas de éxito y bienestar muy difíciles de alcanzar en una sociedad supercompetitiva. 


         El suicidio es una plaga que se extiende a todos los países del mundo de manera alarmante, no solo a los desarrollados, de hecho la OMS vaticina que el numero de suicidios en 2020 (actualmente en el planeta se producen más de un millón) se incrementará en un 50%, una previsión desoladora, e insta a los gobiernos a coordinar esfuerzos y así evitar la espiral de perdidas humanas y la devastación emocional y social que produce el suicidio. Todo tipo de personajes célebres han caído en el precipicio del suicidio:  Hemingway, Marilyn Monroe, Larra, Jim Morrison, Séneca, Sócrates, Tchaikovsky, Van Gogh, Schumann, y un largo etcétera. 

         Nuestra información genética y todas las circunstancias que nos rodean, son factores influyentes. La desestigmatización del cuidado de la salud mental por parte de la población así como el tratamiento adecuado de la depresión, es una medida preventiva básica contra el suicidio. A pesar de sus efectos secundarios, la vida en pareja disminuye el riesgo de suicidio, mientras que en solteros ese riesgo se duplica, en divorciados se triplica y en viudos se multiplica por cuatro.

        Hay una ley no escrita entre autoridades y medios de comunicación para silenciar los suicidios con el fin de evitar el efecto contagio y el profundo desasosiego que produce observar una sociedad que se autodestruye. Se han realizado esfuerzos en muchos paises de nuestro entorno para reducir la tasa de mortalidad en accidentes de tráfico y la violencia de genero, pero los gobiernos se han olvidado de implementar medidas más contundentes contra esta hemorragia de bajas que ya se ha convertido en la primera causa de muerte violenta en el mundo. La visión frontal de una actitud tan dolorosa que nos hiere profundamente, no puede ser un pretexto para convertir el suicidio en un tabú que nos impida comprender sus causas y luchar contra él.


                                                                                                                        
                                         

28 de octubre de 2011

Como un caballo salvaje






         Una rata negra se asomaba orgullosa a través de los escombros de un local comercial del emblemático barrio sevillano de las Tres Mil Viviendas. Puede que ese local en ruinas haya sido bombardeado por aviones americanos, quiz
á destruido a causa de un terremoto de 7,5 grados de la escala Richter, o simplemente víctima de la marginación. Raimundo le tiró una lata estrujada de cerveza desde el tercer piso del bloque, pero la rata la esquivó zigzagueando en un palmo de terreno, y antes de desaparecer, miró desafiante hacia el balcón desde donde él la observaba.

        El bloque de ocho plantas en el que vive Raimundo carece de los servicios básicos exigibles para una vivienda digna. Los motores del ascensor fueron desmontados y vendidos como chatarra, la electricidad llega a las viviendas mediante una telaraña de cables exteriores. El agua caliente es una utopía y las gallinas cohabitan con los moradores de estas chabolas verticales. Las reyertas son frecuentes en las tres mil, sobre todo si un clan incumple las leyes no escritas sobre la distribución de drogas, y si llega el momento de la guerra, los clanes están armados hasta los dientes, katanas, armas cortas, fusiles y hasta kalashnikovs han aparecido dentro de las viviendas-chabolas
 
        A pesar de sus dieciséis años, Raimundo es una pieza importante en el engranaje del clan al que pertenece, le lleva papelinas de farlopa, de basuco y de caballo a su tío, que controla la distribución en el Polígono Sur. No sabe leer ni escribir pero es listo para los negocios, dice su madre. Fuma porros desde los doce, los fines de semana se esnifa lonchas de coca y ahora quiere meterse un pico, ha probado los chinos pero sabe que no es lo mismo. Su padre le hab
ía amenazado con cortarle los huevos si le sorprendía metiéndose caballo y siempre le repetía la misma canción: “nosotros somos traficantes, no somos yonquis”, pero Raimundo difería de este planteamiento, consideraba que había que conocer la mercancía antes de cortarla y venderla. 
    
        El Nono, un gitano dos años mayor que él, ejerció de maestro de ceremonias para el primer pico. Resguardados en un recodo de la Avenida de la Paz, le dio una jeringuilla y el resto de artilugios a Raimundo que observaba e imitaba paso a paso el ritual del chute. El Nono se quitó su cinturón y lo rodeó a su brazo izquierdo sin apretar todavía, posó sobre el suelo una cuchara que recibió el contenido de la papelina de brown sugar, el mejor caballo que circulaba por Sevilla. Exprimió varias gotas de limón sobre la cazoleta de la cuchara hasta disolver totalmente su contenido. Sobre la mezcla marrón, colocó la boquilla de un cigarro que hizo de filtro, acercó la punta de la aguja hipodérmica, extrajo el émbolo lentamente hasta introducir toda la heroína en la jeringuilla. Apretó el cinturón con los dientes, abrió y cerró varias veces la mano para forzar la dilatación de las venas de su antebrazo hasta elegir la vena por donde entraría el pico. Ese momento de la espera siempre es especial, de extraña excitación. Cuando el Nono había tenido los primeros síntomas del mono, el mero hecho de pillar un gramo, le eximía de todos los dolores y de la ansiedad, podía pasar horas sin chutarse sabiendo que el jaco estaba en su poder. Poco a poco, el Nono fue empujando el émbolo de la jeringuilla,  introduciendo lentamente el azucar moreno en su torrente sanguíneo. Su cara mostraba todo el placer del mundo recorriendo cada partícula de su cuerpo, rociando de magia todas las neuronas, cada milímetro que oprimía el émbolo, más y más fuerte era el placer. En ese momento, nada en el mundo podía compararse a esa sensación de plenitud y felicidad, era un orgasmo multiplicado por mil. El corazón tomaba vida propia y galopaba libre, a gran velocidad, como un caballo salvaje.
   
        Cuando el Nono despertó, vio tumbado a Raimundo todavía con la jeringuilla hincada en el brazo. Instintivamente lo arrastró hasta la avenida para pedir ayuda, pero en la Avenida de la Paz no había nadie. Tambaleándose todavía, intentó reanimar a Raimundo, pero tenía los ojos abiertos y esa mirada inexpresiva que solo tienen los muertos. El Nono se sentó en el suelo con la mirada perdida sin saber muy bien que hacer. En ese momento pasó un autobús de turistas, seguramente perdidos después de ver la Giralda y el Parque de María Luisa, y como si de un safari se tratara, pararon el autobús y se dedicaron a hacer fotos a los dos gitanos.

                              

19 de octubre de 2011

Mercedes Benz

                         

         En los primeros años de la pasada década vendimos nuestra alma al diablo, a la fiebre consumista que nos hizo comprar compulsivamente, al contado y a crédito, daba igual que no sirviera para nada o que a las pocas semanas el artefacto en cuestión acabara en un rincón del trastero. El placer de consumir era para muchos, comparable al de un orgasmo. Ahora, transcurridos diez años, la economía se ha ralentizado, la maquinaria se está parando y la única fórmula para que vuelva a funcionar es consumir otra vez, cuanto más, mejor, mientras medio mundo se muere de hambre.

            Hace unos días vino a visitarme un agente comercial de Mercedes Benz y me ofreció mediante renting un impresionante Mercedes C200, por poco más de 600€ al mes. El vendedor me miraba sonriendo de oreja a oreja como si a los dos nos hubiera tocado la lotería, mientras tanto reforzaba su argumento apuntando al catalogo con el dedo índice:     " ......esta joya es una berlina elegante, con el sello de Mercedes pero con una línea deportiva que va a provocar la envidia de los demás".  A mí el coche me gustó, pero la perspectiva de provocar envidia me produjo escalofríos. No quiero imaginarme a un puñado de envidiosos radicales con los ojos inyectados en sangre, practicando vudú contra mí, pinchándome las ruedas del coche o deseándome terroríficas tragedias mientras me lanzan un mal de ojo. ¿Habría pensado este tipo que yo era un kamikaze? Descarté la operación de inmediato para evitar caer en la tentación.

           Entre consumo y consumo, nuestra escala de valores se desordena y ya no hay diferencia entre lo importante y lo trivial. No podemos imaginar nuestra vida si no tenemos el último móvil, la ropa de moda que Makino y Lukino nos impone, un coche fashion que provoque la envidia de los demás o cualquier engendro tecnológico de última generación y pronunciación anglosajona. En un mundo material, los zombis piensan que el valor de una persona es proporcional a los bienes que posee y no pueden comprender que un coche esté detrás de tres sonrisas, de dos abrazos o de un beso.
                         

10 de octubre de 2011

Una causa perdida

                         
        Morena y menuda, con zapatillas y vaqueros raídos, solía estar sentada frente al lago huyendo de la multitud, siempre en el mismo banco y con un libro sin letras. La conocí un invierno lluvioso, un día en el que el cielo coloreaba el lago de gris sobre un fondo sepia.  Ahora nos vemos casi todos los días y compartimos secretos sobre hechizos y brujería. 

        Cuando estoy con ella, toda mi atención se centra en esos intensos silencios sugerentes que recita con maestría. Su mirada cómplice siempre deriva en una sonrisa melancólica, y sin despedidas, desaparece dejando una estela de luz blanca en un horizonte cambiante. Ella vive muy cerca de nosotros, entre la nieve y el fuego, rodeada de magia.

        Fiel espectadora de tormentas, pasea bajo la lluvia con su paraguas transparente, oyendo el murmullo del agua y fundiéndose con el delicado aroma de la tierra mojada, y a pesar de ser una diosa solitaria, siempre se hace acompañar por el silencio y por todas nuestras causas perdidas.

3 de octubre de 2011

Cerdos salvajes




         René es el estudiante más brillante de la universidad, es un cerdo de familia burguesa inmerso en su tesis de licenciatura: "La morfología de las especies y la evolución porcina", una investigación que le ha costado sangre, sudor y lagrimas durante más de un año.
Se ha documentado en las mejores bibliotecas del país, ha viajado hasta el desierto de Europa donde ha encontrado restos porcinos de más de 50.000 años de antigüedad, ha recogido restos de una antigua civilización extinguida y un libro escrito en francés llamado biblia, exactamente igual a nuestro libro santo.
René tiene en sus manos la teoría de la evolución de las especies. Le ha citado hoy en el restaurante Corral su director de tesis, Pierre Ferrand, rector de la universidad y futuro ministro de educación. Desde luego es un cerdo con mucho peso y René sabe que bajo su sombra puede escalar peldaños rápidamente.

        Media hora antes, René acude al restaurante, pide un vermut de bellotas y repasa minuciosamente todos los capítulos de su tesis, casi trescientas páginas que revolucionarán el pensamiento de la raza porcina. Se pregunta cual será la reacción del clero. Después de la publicación de su libro nadie podrá decir "dios creo al cerdo a su imagen y semejanza hace 8.000 años", él demostrará que la vida comenzó en el agua hace millones de años y que la evolución de las especies nos ha llevado hasta los únicos seres  conscientes del planeta, el cerdo inteligente.

         Ferrand llega puntualmente, saluda a René y sin más preámbulos va directamente al grano:
        - Me llegó su tesis hace tres días y quiero felicitarle por su gran trabajo, espectacular y completísimo. A cambio de su tesis, yo le ofrezco dos cosas: un futuro nombramiento como asesor del ministro de educación y una tesis que traigo conmigo y que sustituirá a la que ha realizado. Su licenciatura ya la ha conseguido, pero la tesis que ha escrito nunca ha existido, ¿está claro René?  -  Ferrand termina la pregunta con una sonrisa de dentífrico mientras René permanece incrédulo con la boca abierta.

        - ¿Qué insinúa Ferrand?, mi tesis revolucionará la política, la religión y la sociedad.

        - Por eso no quiero que la publique, y el presidente del gobierno tampoco quiere. No vamos a revolucionar nada, me oye. La religión ayuda a muchos cerdos que no tienen ningún otro apoyo y no nos conviene que la población piense por sí misma, puede ser peligroso, podrían manifestarse en masa y acabar con nuestro régimen.

        - ¿Quiere condenar a la población a la ignorancia, a la oscuridad más absoluta?  Lo hacen para poder manipularlos a su antojo, ¿no es cierto Ferrand?

        - Cuando tenga canas lo comprenderá todo. El cerdo no está preparado para el libre albedrío, no sabría que hacer, se destruiría sin leyes, sin dogmas ni coordenadas, sin hojas de ruta y sin la esperanza del más allá. Nosotros somos los encargados de dirigirlos, el gobierno, la religión, las instituciones, y desde ahora usted también.

        - Ocultan la verdad y tejen patrañas, ¿Quien era la civilización extinguida anterior a la nuestra? - inquirió René mirándole a los ojos.

        - Los humanos.  Hemos tenido que modificar su cadena genética para evitar que vuelvan a destruir el mundo. Fuimos sus prisioneros hace miles de años y cometieron las matanzas más terribles con nosotros, eran sádicos y unos verdaderos salvajes. Destruían todo lo que tenían a su alcance y lógicamente se destruyeron ellos mismos. René, yo le entiendo, también he sido joven y he tenido sueños utópicos, pero no insista, nadie publicará su tesis, ya está prohibida. Todo esto lo hago por el bien de nuestra civilización.
    
    René se quedo en silencio, resignado y sin esperanzas. Un cerdo con smoking se acercaba, era el camarero:
        - ¿Han elegido ya señores?

        - Una ensalada mixta para mí, no quiero nada más - pidió René con la mirada perdida en el vaso de vermut.

        - Yo quiero un humano lechal al horno, que esté poco hecho - pidió Ferrand sin dejar de mirar a René.

        - ¿Quiere elegirlo de la jaula que tenemos en el corral? - aconsejó el camarero.

        - No, elíjalo usted, gracias.

26 de septiembre de 2011

El blog de Truman



         Sara ha creado un mundo virtual, una realidad paralela, una segunda vida al aterrizar en el país de los blogs, un camino que le ha abierto las puertas de espacios inexplorados. Cada vez utiliza más tiempo en la oficina para leer a otros blogueros y confeccionar sus posts, esos diarios íntimos al alcance de medio mundo.

         Desde el comienzo de su blog, hace ahora dos años, percibió un ambiente diferente. Abandonó sus cuentas de facebook y twitter porque comparando, estas le parecían pueriles sistemas de comunicación en los que se sentía fuera de lugar, sin embargo el blog le permitía dejar su huella y recibir por parte de algunos blogueros sensaciones especiales, como si de la carta de un amigo se tratara, sobre todo si esa carta provenía de Truman, su media naranja cibernética, su poeta privado, culto, inteligente, irreverente y con un especial sentido del humor. No tiene ninguna foto de él pero lo imagina cuarentón y bien parecido, distinguido y al mismo tiempo informal y descarado, aunque a veces se le antoja tímido y sensible.

        Sara no está aquí para ligar y ya está de vuelta de muchas cosas, por eso se relaciona con él con mucha prudencia, aunque sabe que cada día le resulta más difícil no estar comunicada de alguna manera con Truman, no lo puede evitar. Ella está casada con Carlos desde hace veinte años, lo quiere a su manera, sin prisas ni pausas y no necesita ningún lío con nadie y mucho menos por Internet, pero desde hace unos meses corre adrenalina por sus venas y se llama Truman.

        Aunque es duro reconocerlo, la complicidad entre Carlos y Sara cada vez es menor, ella lo sabe. En su día fueron una pareja casi perfecta pero ahora pertenecen al grupo R, al club de la rutina. Ya no salen solos a cenar, siempre van con varias parejas, frecuentemente con compañeros de trabajo de Carlos y sus respectivas mujeres e hijos. Las conversaciones de ellos discurren entre el futbol, el trabajo y el análisis de los coches que cada uno se ha comprado. Mientras piensa en Truman, Sara finge disfrutar de la compañía de sus colegas de cena, unas cabezas de chorlito que diseccionan como Jack el destripador a compañeras de trabajo, suegras y a cualquiera que les caiga mal. Es peligroso situarse en medio de sus dianas, y para colmo, nunca falta un repaso pormenorizado de los logros de los hijos de cada una, tapando por supuesto los desvaríos de los hijos adolescentes. Sara y Carlos no tienen hijos y tampoco los desean, esos diablillos siempre les han parecido unos tocahuevos, pequeños terroristas que mantienen a sus padres al borde del suicidio.                                                                                                                      

         Esa noche, ella vio una  película de Audrey Hepburn, mientras Carlos leía un enorme tocho sobre la segunda guerra mundial. Antes de acostarse, Sara le dio un rutinario beso a su marido y tomó un somnífero. Ya en la cama y con los ojos cerrados pensaba en Truman, y se preguntaba si habría  escrito ya en su blog esos poemas con los que conseguía erizar su piel; mañana lo averiguaría.

         Cuando Carlos advirtió que Sara estaba dormida, abrió el ordenador y como un autómata  tecleó la dirección de internet, introdujo la clave 321403A y su nick: Truman.

Sabia que había llegado el momento de dar la cara, de proponerle a Sara una cita a ciegas. Corría el riesgo de que ella pensara que él solo se había estado burlando, como una broma de mal gusto; lo que estaba claro es que ese encuentro sería un punto de inflexión para ellos. Carlos sentía miedo, no podría soportar que su relación con Sara se enfriara definitivamente si la cita fallaba, pero si ganaba la partida, se volverían a colgar como dos adolescentes. Terminó de redactar su post con un mensaje adicional para Sara en su correo electrónico, una cita. Entró en la cama con cuidado para no despertarla, besó sus hombros, abrazó su espalda y se durmió sabiendo que ella soñaba con Truman.
                                    

23 de agosto de 2011

Buscando la lluvia

              


         Busco la lluvia en el norte de la Vía Láctea, donde las gotas caen hacia ninguna parte con la cadencia lenta y armónica del cristal líquido. Busco la lluvia que se apodera de los tejados y las calles, del aire y de tu aliento cálido y humeante. Busco la lluvia torrencial y desatada que drena el enfangado subconsciente, esa que repiquetea en el suelo bailando a ritmo de bossa nova. 

           Lluvia ingrávida y etérea, perfumada con lavanda, habitante del reino de la tristeza sabia, de la melancolía serena y la felicidad húmeda. Lluvia que cauteriza las heridas del alma provocadas por el odio ciego y por la soledad salvaje, y esa lluvia me indicará el camino hacia los Pirineos Catalanes, a Ordesa, a Donosti y al Botxo, a Cantabria, a Llanes, a Covadonga y a las rías gallegas, y por supuesto, espero mal tiempo.
                                     
                                           

15 de agosto de 2011

Ya no me importa




El viento va cargado de poemas,
  que calan el espíritu como lluvia de verano,
aspiro sin pudor pretenciosas metáforas, 
 y como el síntoma de una disonancia,
esos versos me aburren, me aletargan, 
me anestesian, y también se me indigestan.


Mientras la crisis avanza, el coche no arranca, 
el dentista me atraca, los vecinos me rayan,
los yonkis hacen footing, los atletas se drogan,
las putas visitan al papa, los pájaros ya no vuelan,
el sol no se enciende, la noche se esconde, el tiempo se para,
y la vida se acaba........ pero ya no me importa.


Las ratas negocian en contenedores de basura,
los tiburones organizan concursos de belleza,
los gatos nos asustan con sombras chinescas, 
por la tarde, los perros pasean a sus dueños,
 y en el parque, los viejos juegan a ser niños.
Siento que te alejas sin motivos aparentes,
pero da igual, no me importa lo que sientes.


 Los suicidas amenazan con no tirarse del puente,
con mantenerse vivos hasta cumplir los ciento veinte.
 Los trapecistas se zambullen en el asfalto,
 evitando caer en las redes traicioneras.
Las gaviotas atacan el puerto pesquero,
 y otro Pearl Harbor terrible adivino,
 de excrementos kamikazes y asesinos.


La Santísima Trinidad hace topless en la playa,
los dictadores protestan, los corderos se sublevan, 
las gemelas se desploman en las torres de control,
 los chinos nos enseñan mandarín en las trincheras,
y mancebos callejeros empapados en alcohol,
  con el vino más barato asesinan la ilusión.
Ya nada importa.
 





7 de agosto de 2011

Money Money


        La crisis nos castiga con dureza, los dramas cotidianos de los parados nos roza o nos toca de lleno, las reservas de dinero se están acabando y solo nos queda esperar que nuestros ínclitos políticos nos saquen de este pozo. Voy a aportar de forma altruista mis ideas para acabar con el paro, y espero que alguien tome nota:
        1- Utilización de botafumeiros de marihuana en todas las iglesias. Sé que así no se va a solucionar el desempleo, pero todos los fieles volverán a casa colocados. Algo es algo.
        2- Venta de Kleenex en todos los semáforos, siendo obligatoria la compra para todos los conductores. Los pingües beneficios serán utilizados para comprar la deuda española y el dinero que sobre será utilizado para reformar las viviendas de los políticos corruptos, como recompensa por haber estado cuatro años sin robar.
        3- Abolición y reforma de todas las diputaciones hasta convertirlas en prostíbulos nacionales, alojando a todos los parad@s de buen ver; ya que van a estar jodidos, que sean prácticos.  Tengo más iniciativas pero no se lo voy a dar todo hecho al próximo gobierno, que trabajen ellos algo también, digo yo.

        En los medios de comunicación sobresale una palabra sobre las demás: "mercados".  “Los mercados castigan al euro”, "Los mercados desconfían de la economía española”, “Los mercados provocan tensiones entre los gobiernos de USA y China”. Parece que la política ha perdido la batalla contra el capital, ese monstruo financiero que asedia y presiona a todos los gobiernos del mundo y por consiguiente a toda la población.  Si el capital conquista cotas más altas de poder, en las próximas elecciones votaremos seguramente a Repsol YPF y para el senado a Telefónica, además con la gran ventaja de que no tienen que gastar recursos propagandísticos en aparentar dignidad y honestidad como los partidos políticos, el capital es amoral y no le importa absolutamente nada, excepto el dinero.

        Los bancos son instrumentos que utiliza el capital para el expolio de la población,  y si hay problemas ahí están los gobiernos para rescatarlos, y por supuesto nosotros, ejercito de soldados de plomo, dispuestos a pagar la fiesta con más impuestos y nuevos recortes sociales. ¿Quién está detrás del capital?  Detrás de los bancos están los grandes grupos mundiales de inversión, los que ponen la pasta ( Citigroup, Goldman Sachs, Wells Fargo y Morgan Stanley entre otros), y detrás de los grupos de inversión están los accionistas, los que conforman esos grupos de inversión (Vanguard Group, BlackRock, FMR, AXA, State Street Corporation, Mitsubishi y CIC, el inversor estatal chino), y detrás de estos accionistas hay personas de cualquier país, régimen político o ideología que solo les une la bandera del dinero. El mundo está en deuda con ellos, literalmente, y son tan temibles y poderosos como una bomba atómica, y a pesar que algunos de nosotros lo ignoramos, ellos saben muy bien que ostentan el poder absoluto.

         Como un buitre que acecha a un animal moribundo, la guerra, especialista en ocupar el papel de motor económico en las grandes crisis, espera su oportunidad para reiniciar un nuevo ciclo. Lo que más me duele de este razonamiento keynesiano que aboga por el crecimiento de la demanda, es la moneda de cambio que se utiliza en estos casos: destrucción por reactivación económica y 
sangre por dinero.


31 de julio de 2011

Explosiones rojas sobre ciudades desiertas


                 "En la tercera guerra mundial se utilizarán las armas nucleares.
                  En la cuarta, las armas serán las piedras. (Einstein)"  

        Truman no era consciente de que al ordenar el ataque nuclear a Hiroshima y Nagasaki se convertiría en uno de los mayores genocidas de la historia. Los militares americanos y él mismo, sabían muy bien que no era necesario lanzar las bombas para ganar la guerra, Japón había manifestado su intención de rendirse y la guerra ya estaba ganada virtualmente. Los norteamericanos justificaron su ataque nuclear argumentando un gran ahorro de vidas humanas al provocar el fin de la guerra, pero este razonamiento no deja de ser un intento pueril y descarado de manipulación. Las bombas se lanzaron para decirle al mundo que poseían el arma más mortífera jamás construida y habría que tener cuidado con ellos, era un mensaje implícito para los rusos. La venganza fue otro motivo, una factura desproporcionada por el ataque de los japoneses a la flota estadounidense en Pearl Harbor.
Asesinaron de la manera más monstruosa a casi trescientos mil civiles inocentes solo para realizar un movimiento de ajedrez. ¿Que valor tenía una vida humana para esos estrategas de la guerra y del exterminio masivo de civiles? Seguramente cero.

         Bajo una campaña propagandística, se ocultaron todas las espeluznantes imágenes de los miles de civiles muertos y se prohibió al derrotado gobierno japonés que exhibiera fotos de las victimas del genocidio, solo se podían ver imágenes de las dos ciudades desiertas y para rematar la estrategia del lavado de imagen, los americanos ayudaron económicamente en la reconstrucción de las ciudades destruidas como un acto de extraña solidaridad. Meses más tarde los periódicos se llenaron de fotos de la barbarie del Holocausto de Hitler, lo que contribuyó a tapar, silenciar y justificar el otro gran horror de la segunda guerra mundial, el ataque a Hiroshima y Nagasaki, una vergüenza que acompañará siempre a la raza humana.
        Estados Unidos ostenta el dudoso honor de ser el único país que ha utilizado armas nucleares contra la población, y ahora nos toca presenciar resignados como ellos deciden quien puede y quien no puede tener armas de destrucción masiva. ¿Desde cuando los lobos cuidan de las ovejas?



             

21 de julio de 2011

Taxista Nocturno

            
     
        Mientras preparaba las oposiciones, trabajé en el taxi de mi suegro de diez a dos de la madrugada. Ganaba lo suficiente para pagar el alquiler y los gastos fijos del piso. Fue un año intenso, con fases en las que estuve cerca de la desmoralización, estudiando como un animal, rodeado por todo el té del mundo y algunas pastillas de la vigilia. Conducir el taxi me sirvió para desengrasar de tantos apuntes, para romper la rutina y conocer a la gente más variopinta de la ciudad. Yo diría que en alguna ocasión he tenido que ejercer de confesor y hasta de cómplice.

        La conversación más recurrente con los clientes para romper el hielo solía ser la del tiempo, "este año el calor ha empezado antes", "si pones un huevo en el suelo se fríe". El tiempo siempre ha sido un clásico para empezar a hablar, aunque algunos no soltaban ni una sola palabra en todo el trayecto. Los mudos formaban un alto porcentaje dentro de mis clientes, esos que no seguían el hilo de mi primer acercamiento verbal. Miradas aleatorias persiguiendo sombras a través de la ventana, actitudes nerviosas realizando movimientos circulares con los pulgares, respiraciones profundas y suspiros significativos, incluso a más de una se le ha escapado un sollozo entrecortado. El silencio es sagrado y hay que respetarlo.


        Los perfumes en el taxi son sensaciones que todavía recuerdo bien y que se han convertido en fetiches desde entonces. No quiero usurpar el personaje principal del libro de Süskind, pero podía adivinar la edad, estado civil e incluso el caracter por el tipo de perfume. Cuanto más joven era la mujer, su perfume era mas fuerte, más penetrante. Las mujeres de mediana edad demostraban su clase con perfumes suaves rescatados de algún paraíso, tan sugerentes que podían dejarte en blanco durante unos segundos. Las maduras, volvían a los perfumes fuertes y otra vez tenía que abrir discretamente la ventanilla.
Por el contrario, algunos de los clientes pecaban de una falta de higiene mortal, nunca mejor dicho. Del asiento trasero se desprendían olores a requesón podrido, a piorrea en estado terminal, a bocadillos de salami derretidos por el sol, a sudor de tres días almacenado en axilas peludas, a chocho de vieja y a semen derramado en calzones tricolores que una vez fueron blancos. No me quedaba más remedio que echar mano de mi mejor amigo en estos casos, el ambientador de pino en spray.

         La oscuridad se cerraba sobre la ciudad  y en la zona de playas y clubs, la noche resplandecía con insinuaciones de neón. Las mujeres de la noche eran mis mejores clientes, todas ellas sin excepción tenían algo interesante que rescatar, su sentido del humor, su profundidad llana, abrumadora, sus filosofía mundana, su terrible soledad y sus dramas familiares donde siempre aparecía la figura del chulo que se les había cruzado en el camino. Ellas son victimas de enfermedades llamadas mafias, explotación,  machismo e hipocresía, mucha hipocresía.
 
        Un cliente de aspecto maduro y tranquilo que frecuentaba los clubs nocturnos, me explicaba su actitud hacia ellas mientras lo llevaba a un club:

       - Sé que su trabajo es duro e ingrato, pero yo nunca las trato como esclavas sexuales, más bien como viejas amigas, aunque sé que desde cualquier punto de vista yo soy un cliente más, pero ya ves, mi conciencia está tranquila.

        - Es difícil saber si los que solicitan los servicios de las prostitutas son realmente otro eslabón de la cadena que las esclaviza - le insinué.

        - ¿Estás casado? - me preguntó.

        - Si  - le contesté lacónico, evitando entrar en temas personales.

        - Si no lo estuvieras y tu forma de vida no fuera compatible con una relación estable, quizás las visitarías de vez en cuando, pero te entiendo, eres joven, pareces feliz, puede que vivas una fase romántica. Mira, tengo sesenta años, felizmente separado, estoy de vuelta de todo y me río de la palabra amor. He conocido a prostitutas inteligentes, cariñosas, con personalidad y con más cultura que cualquiera de las momias del congreso de los diputados, y por supuesto mucho más atractivas. Si puedes tener a mujeres inteligentes, bellas y no tienes que cargar con su lado oscuro, qué más puedes pedir, ¿no es una bendición de dios? 

         Le sonreí como respuesta a su pregunta y paré el taxi en el club Sirena Azul de Santa Pola. La carrera eran 410 pesetas, me dio quinientas pesetas y cuando me iba se acercó a la ventanilla y me dijo en voz baja:

            - ¿Si puedes comprar la leche, porqué vas a comprar la vaca? 

        Se alejó riendo y saludando con la mano a modo de despedida hasta que entró en el tugurio. Como si estuviera hipnotizado, me quedé mirando la puerta del club mientras en mi mente seguían flotando sus palabras sobre los productos lácteos.


16 de julio de 2011

La filosofía de las matemáticas



         Soy el numero 6, un numero natural, par, entero y racional, aunque algunos se empeñan en asegurar que soy la semilla del diablo. No tienen ninguna base para decir ese dislate, pero ya sabemos como son las supersticiones y las creencias en el más acá. Mi primo, el numero 666, carga con la vitola de ser la reencarnación del diablo. Me consta que es muy buen chaval, puede que con un look un poco gótico, pero cada uno puede ir como le dé la gana, no faltaría más.
 Los números solo tenemos un dios, se llama Uno, dicen que andaba por el agua y la convertía en vino, en fin, que tenía poderes como Superman. Aunque mi intención no es mostrar una irreverencia iconoclasta contra el dios Uno, solo mantengo la teoría de que la religión es un instrumento de manipulación, como cualquier otro.

         Los números trascendentes son buenos amigos míos, filósofos que siempre miran por encima de la lógica, se elevan y vuelan hasta el espacio. Las malas lenguas dicen que estos números se toman algo, pero yo se que no es así, les gusta vestirse de poetas numéricos buscando la belleza en las palabras. Otra familia peculiar es la de los números infinitos, arguyen que su inmortalidad implicaría ineludiblemente la eternidad de la vida. Según sus teorías, estaríamos subidos en un bucle sin fin, dando vueltas a una circunferencia perfecta y pasando una y otra vez por los mismos caminos. Desde luego es una perspectiva siniestra, si alguna vez se demuestra, prefiero ignorarla.

         Desde hace algunos años, los números más viejos presionan al gobierno para conseguir la legalización de la eutanasia numeral, están hartos de vivir y la adrenalina apenas aparece por su sangre. Estarían dispuestos a reencarnarse en otros seres, aunque fueran tan sórdidos como los homínidos. La idea de la rencarnación enlaza con la teoría de los números trascendentes que sugieren la posibilidad de que puedan coexistir realidades paralelas, como la vida microscópica que hay dentro de un arbol, esos cuatro o cinco niveles de vida no tienen comunicación entre ellos, ignoran la existencia de los demás a pesar de haber una concurrencia tan intensa a su alrededor como la del festival de Woodstock.
Los viejos están algo confundidos con tanta conjetura existencial, ellos lo que realmente quieren conocer es la muerte, la imaginan como un gran lago negro, plácido y majestuoso, rodeado de silencio. Debe ser maravilloso vivir allí..... una temporada.

        Los imaginarios son los números con los que más me identifico, siempre subidos en la utopía y en los sueños. Son capaces de crear mundos de la nada, de tender vínculos de amistad con las hojas de otoño que descienden lentamente desde los árboles, pueden bailar con la luna en las noches de verano y siempre consiguen nuevas razones para seguir viviendo.  

      
                                                                  

Steppenwolf