7 de diciembre de 2010

De incógnito en el infierno



      Miro de frente a la tentación y desciendo de incógnito al infierno, atravesando la primera barrera de llamas. El fuego cruzado de los asesinos de almas en la avenida de Lucifer no me impide entrar en el Túnel Rojo, y sin pedirlo, me sirven un cóctel lisérgico sin hielo mientras los diablos balancean sus cuerpos de mujer sobre las barras, caldeando lentamente la atmósfera del bar.

      Tumbado en la habitación, oigo una guitarra lenta e hipnótica y vendo mi alma oscura a Satanás, mientras el veneno oscurece mis ojos impidiéndome ver el torrente de luz que desprende el cielo dentro de este infierno. Trompetas de oro me reciben con sonido delay y ecos de colores. El espectáculo ha empezado, hoy recorreré la oscuridad desde su cuerpo, con brillos desesperados.

      Las paredes se abren con sinergias onduladas mientras viajo sobre mi mente gigante. Es posible comprenderlo todo leyendo los libros prohibidos que solo puedo encontrar aquí, entre los huecos de una segunda realidad. Una extraña felicidad  me acoge como a un huérfano perdido y la explosión de una supernova aparece deslumbrante ante mis ojos. Sé que no estoy soñando, estoy muerto dentro de la mañana gloriosa de una amapola.

       Resucito golpeando los sentidos y vuelvo a la superficie disfrazado de doctor Jekyll. Sentado en el andén de la estación, el humo cannábico del tren se acerca suave y cauteloso mezclado con poemas de Leonard Cohen, recordándome una y otra vez que soy un impostor.

15 comentarios:

  1. Un texto hipnótico, a un infierno parecido he descendido yo alguna vez.
    Besos y susurros dulces

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, una curiosa mezcla entre lisérgica y surrealista. Da gusto leer de vez en cuando un texto de este tipo, que parece que ahora no se lleva este tipo de fantasías.

    ResponderEliminar
  3. ¡Eso es viajar!
    Un mundo nuevo por descubrir el de la fantasía controlada...
    Buen post amigo.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Caramba. Buen texto, en la nada y en todo.
    "Muerto en la mañana gloriosa de una amapola" y este aire catueloso me han parecido dos fragmentos muy bellos.
    ¿Qué es un impostor? No lo sé bien. Quizás sea estar en paz o no consigo mismo, querer, vivir como un otro o no.
    La ilustración es magnífica.
    Cuidado con Choen, que te eleva o te hunde, je, je.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Fotografia: excelente
    Musica:Para viajar cuando lo estas leyendo
    y texto: una pasada
    Me parece precioso,me parece entre lo mas fantastico y doloroso a la vez sobre todo cuando te despiertas.
    PD. Esto me supera chico, tu vales mucho.

    ResponderEliminar
  6. El primer párrafo me recordó el infierno de mis viernes noche.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Bienvenida Yemaya, das una patada a una piedra y debajo seguro que hay un infierno.


    Paseante, asi es, en esa mezcla, 4 partes de lisergica y 1/2 de surrealista.

    ResponderEliminar
  8. Me alegra que te haya gustado Toni, pero aunque no nos movamos, viajamos físicamente a gran velocidad montados en el Sistema Solar. Menos mal que no nos obligan a llevar casco ;)


    Si Igor, la palabra maldita, impostor, ¿Y quién no lo es? El carnet de identidad y el currículum de cada uno me hace mucha gracia... y en el fondo, casi escondidos estamos nosotros, mirando asombrados al impostor que conduce el coche, juega con los niños y duerme con nuestra mujer. Algún día nos atreveremos a tirarlo de nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  9. Julia, muchas gracias por tus palabras, que por supuesto no merezco.
    Un beso cómplice.


    Toro, tendremos que sopesar y comparar infierno y cielo, y decidir de una vez donde queremos ir.
    PD: Han instalado aire acondicionado en el infierno, en estas condiciones, creo que no hay color.

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo que no hace mucho decías que no te gustaba viajar en el espacio. Veo que compensas con otros intensos viajes.
    También creo haber conocido algún infierno parecido, pero no parecía un castigo.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Perdona por la burda expresión pero... ¡JODER! ¿Puedes decirme cuándo me hipnotizaste para escribir esto y ponerle tu nombre? ¡No lo recuerdo! En serio, no hay nada mejor que leer algo que responda, entre tosedera y tosedera, al estilo que uno mismo cría. Impresionante, Steppewolf, y te confieso mi acción: nunca lo he hecho pero acabo de añadir el primer blog a mi barra de favoritos. ¡Ahí es ná! Yo pa' mí que me compro un vuelo low cost al infierno pero ya, si no hay huelga claro. "Las paredes se abren con sinergias onduladas mientras viajo sobre mi mente gigante", joder, es que es mi alma abierta en pedazos, son mis pensamientos descuartizados.

    Voy a publicar una poesía ahora que escribí en un tren que creo que estará a la altura de tu crítica. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Joder Agustín, se agradecen esas afectuosas palabras y más viniendo de un poeta.
    Vamos a ver que dice ese tren.

    ResponderEliminar
  13. Alís, sentir el cielo en el infierno no es ningún castigo, otra cosa es que sea pecado pero me da igual, me interesan los pecados de la misma forma que a otros les apasiona la reproducción de las mariposas tibetanas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hola...me ha gustado tu texto...Buscando una imagen te he descubierto...Me parecio "alucinante"...Volveré por mas...Un beso...Soy Maharet...Desde las mas profundas tinieblas...

    ResponderEliminar
  15. Maharet bienvenida y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar

Steppenwolf